• Me Encanta (1)
  • Me Divierte (0)
  • Me Asombra (1)
  • Me Entristece (0)
  • Me Enoja (0)
Destacada

Ejemplo de juventudes: La historia del futbolista más grande del mundo [VÍDEO]

El municipio Três Corações, ubicado al sur del estado de Minas Gerais, en Brasil, es la cuna de uno de los futbolistas de mayor renombre en la historia del deporte rey en el mundo. Edson Arantes do Nascimento, elegido por la FIFA en el año 2000 como el Mejor Futbolista del Siglo XX, nació el 23 de octubre de 1940. Hijo de João Ramos do Nascimento, un jugador de fútbol conocido como Dondinho, y María Celeste Arantes.

Desde muy niño, e influenciado por su padre, Edson, que en ese entonces era conocido como Dico, demostró condiciones excepcionales para el fútbol, tanto que ya a su corta edad había creado, con sus amigos del barrio Baurú, un equipo que llamó Ameriquinha y que se alzó con el trofeo de la ciudad. Esos amigos del barrio, del fútbol callejero, fueron los mismos que lo bautizaron como Pelé, el apodo más famoso en el fútbol de todos los tiempos. Posteriormente, llegó a las divisiones inferiores del Baquinho, donde militaba su padre.

Resultado de imagen para pele

Allí, el entrenador Waldemar de Brito -internacional con Brasil en la Copa Mundial de 1934– ayudó a la joven promesa a perfeccionar su juego y, paralelamente, se dio a la tarea de convencer a su madre, quien no veía futuro en ese deporte, para que abandonara su empleo en una fábrica de zapatos, amén de su hogar, para que Dico fuera a São Paulo y jugara en el Santos.

Su llegada al club paulista no estuvo exento de contratiempos pues, aunque pudo entrenar con los titulares del equipo y demostrar todo su potencial, su constitución física no lo ayudaba a causa de su extrema delgadez. Poco a poco logró tener la complexión adecuada para debutar con el Santos, aunque en el torneo Sub-16 de São Paulo falló un penalti y trató de escaparse del equipo pero tuvo que quedarse.

Posteriormente debutó con el Santos en un partido amistoso contra el Corinthians de São André, donde anotó un gol, pero al no ser un partido oficial no fue tomado en cuenta. De tal manera que su debut oficial con el Santos fue el 7 de septiembre de 1956 contra Cubatão, con tan sólo 15 años, y anotando un gol. Ya en esta temporada el joven Pelé comenzó a dar de qué hablar y a labrarse un nombre a fuerza de constancia y dedicación, por lo que logró el Torneo Paulista de 1956, con el plus de ser el goleador, y el Torneo Río-São Paulo de 1957.

Resultado de imagen para pele

EL TRAMPOLÍN QUE LO LANZÓ A LA FAMA

De cara a la Copa del Mundo 1958 a celebrarse en Suecia, del 8 al 29 de junio, el jovencito Edson fue convocado, decisión que le produjo ciertos inconvenientes porque la gran estrella del Corinthians por esos días, Luizinho, quedó por fuera, cosa que molestó sobremanera a sus seguidores, que organizaron un partido contra los convocados, en el cual Pelé salió lesionado en la rodilla derecha. Aunque estuvo a punto de quedarse en casa, decidieron llevarlo a Suecia, sometiéndolo a una estricta terapia, pero no pudo jugar en los primeros dos partidos (contra Austria e Inglaterra). Fue en el último cotejo –ante la URSS– cuando debutó Pelé, jugando magistralmente junto a Garrincha y Didí para consolidar el 2-0, con doblete de Vavá.

Así pasó Brasil a Cuartos de Final contra Gales, partido en el que “Pelé recibió un pase de Didí a espaldas de la portería, bajándolo con el pecho a su pie derecho, para luego eludiendo al defensa anotar en la portería de Jack Kelsey. Fue el gol de la victoria y el pase a Semifinales ante Francia. El partido terminó 5-2 a favor de La Canarinha con un hat-trick de un imparable Pelé.

Resultado de imagen para pele

El encuentro final fue contra el anfitrión Suecia, con una victoria inobjetable para Brasil 5-2, incluyendo dos inolvidables golazos de Pelé, quien de esa forma contribuyó a que su país levantara la Copa del Mundo por primera vez en la historia, siendo hasta la fecha la única nación de América que ha ganado un campeonato en Europa. De esta forma, Edson Arantes do Nascimento cumplía la promesa hecha tiempo atrás a su padre, de ganar una Copa del Mundo, y desde ese momento los ojos de los amantes del deporte rey no dejaron de seguir las andanzas de la naciente estrella.

Pronto iban a quedar en el recuerdo las pelotas confeccionadas con calcetines rotos, el maní tostado para hacer algo de dinero, las porterías hechas con zapatos viejos, y su padre estrellándole el balón en la frente para que aprendiera a cabecear sin cerrar los ojos.

VÍDEO CORTESÍA DE JOSÉ MANUEL MARTÍN, #MEMORIAS DEL FÚTBOL Y YOUTUBE:

También puede ver: Matteo Berrettini sorprende en Sttugart tras vencer a Kyrgios y avanza a octavos

Siguenos!